El llamado cártel de camiones

¿Tienes o has comprado entre el 17 de enero de 1997 y 18 de enero de 2011 un vehículo de peso igual o superior a 6 Toneladas de las marcas MAN, DAIMLER, IVECO, VOLVO/RENAULT, DAF o SCANIA?

Pues tienes que saber que en ese período dichos fabricantes cometieron una infracción contra la libre competencia que consistió en un pacto en el precio de venta de sus vehículos lo que hizo que los compradores pagarán más por ellos de lo que debieran y en un pacto que suponía retrasar el calendario para la introducción de las tecnologías de emisiones a las que les obligaba la normativa medioambiental repercutiendo dicho coste al consumidor final.

En términos económicos esto se traduce en un incremento de hasta un 12,5% del precio del vehículo.

OJO: No hace falta que estés en posesión del mismo, no importa que lo hayas vendido tampoco, sino que dentro de las fechas indicadas hayas adquirido un vehículo de las marcas mencionadas.

¿Esto qué significa?

Que puedes reclamar los daños y perjuicios causados en tu compra, como ya dijimos hasta un 12,5% del valor. El 6 de abril de 2017 se publicó oficialmente la Decisión de la Unión Europea que sancionaba a todos los fabricantes excepto a SCANIA. Empezaba desde entonces a contar nuestro plazo legal de un año para reclamar finalizando el 6 de abril de 2018.

¿Qué pasa si aún te enteras a día de hoy?

Puedes acogerte a una última opción. SCANIA fue sancionada el 27 de septiembre de 2017 y la Directiva Europea 2014/104/UE de reclamación de daños y perjuicios por ilícitos de competencia se traspuso a nuestro ordenamiento por el Real Decreto Ley 9/2017 de 27 de mayo, lo que significa que cuando la sanción sea publicada oficialmente en España le será desde entonces de aplicación el plazo de 5 años de dicha Directiva. Todos los compradores podrán demandar a SCANIA aunque hubiesen comprado vehículos de los otros fabricantes a través del concepto de responsabilidad que introduce la Directiva: la solidaridad plena.

¿Que necesitas para llevar a cabo esta reclamación?

– Título de compra o póliza, factura y ficha técnica del vehículo.

– Abogad@ y una buena pericial que determine la cuantía a indemnizar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *